¿Microbiota?

¿Por qué es importante para  nuestra salud la Flora Intestinal?

Vivimos en simbiosis con microorganismos que regulan muchas de nuestras funciones, desde el sistema inmune a la obesidad, la diabetes, la depresión, la esperanza de vida o un largo etc…

¿Qué es eso de la Flora Intestinal o la Microbiota Intestinal?

La microbiota es un ecosistema compuesto por microorganismos que componen el sistema entérico o intestino, en donde hay diferentes virus, hongos, más de mil especies de bacterias y otros microorganismos.

     Recientemente se están realizando muchos estudios sobre las bacterias que  contiene nuestro intestino y se están hallando resultados de lo más interesantes que relacionan nuestra microbiota con diferentes enfermedades.

¿Qué factores influyen en la Microbiota?

     Hay multitud de factores que van a afectar a nuestra microbiota, por ejemplo la alimentación, los laxantes, medicamentos, las enfermedades,  los hábitos de vida,  el estrés, etc.

¿Qué puedo hacer para mejorar mi flora intestinal?

     En general tenemos que procurar llevar unos hábitos de vida saludables y tomar medidas adecuadas antes de que nuestra patología o trastorno se cronifique.

     A veces con pequeños cambios en nuestra dieta como beber más agua, comer más fruta por ejemplo, atajamos un posible estreñimiento en el futuro, hinchazón abdominal o malestares gástricos que si no les ponemos remedio se pueden convertir en problemas que necesiten otro tipo de  intervenciones que van a influir en nuestra microbiota.

     Es recomendable tomar diariamente, fruta, verduras, legumbres, cereales y probióticos.

     Por ejemplo el ajo, la cebolla, alcachofas, manzanas, plátanos, naranjas, habas, lentejas, garbanzos, salvado de trigo, avena, avellanas, pipas de girasol, higos o dátiles entre otros.

     Los probióticos más conocidos son los yogures, pero no todos los que se comercializan contienen probiótiocos de calidad.

     También encontramos probióticos en los productos fermentados como el chucrut (repollo).

     No obstante cuando hay un problema, dependiendo del sistema afectado, será el profesional, el que de las pautas e indicaciones más adecuadas para cada caso, ya que según sea la sintomatología habrá que adecuar unas indicaciones específicas diferentes.

No te olvides de compartirlo con tus contactos.